I.E.S. Izpisúa Belmonte

Trabajos de Investigación


PRESENTACIÓN


 

Cuando decidimos introducir los proyectos en el bachillerato de nuestro centro, la primera pregunta que nos hicimos fue: ¿para qué enseñar al alumno a hacer un proyecto de investigación? Y estas son las respuestas que encontramos.

Pensamos que los proyectos pueden capacitar al alumno para:

Aplicar los procedimientos propios de cada (o su) campo de investigación, y el razonamiento lógico-deductivo para que de respuesta, concluya y documente el asunto o tema planteado.

Plantearse preguntas, imaginar respuestas y ser persistentes en la búsqueda de datos que confirmen o no las propuestas.

Ser auto exigente en la justificación de las conclusiones.

Introducirse en el mundo del trabajo, aprendiendo a utilizar las nuevas tecnologías.

El trabajo autónomo y la autoformación, consecuencia de un proceso ordenado de investigación y extracción de conclusiones.

Planificar, documentar, gestionar y realizar la exposición de cualquier asunto ante terceros. 

Este proyecto coincide en el tiempo con la aparición de un nuevo currículo para el Bachillerato en el que se pretende que las distintas materias contribuyan a desarrollar una serie de competencias de carácter común y otras más específicas dependiendo de la modalidad cursada por el alumno.

Una competencia no es más (ni menos) que la capacidad de utilizar conceptos, habilidades y actitudes para resolver, producir o transformar la realidad. Los proyectos contribuyen, desde un punto de vista interdisciplinar, de manera clara a desarrollar todas estas competencias. En especial la emocional y la de autonomía y espíritu emprendedor que en ocasiones parecen difíciles de abordar aisladamente desde cada materia.

La desaparición de la tutoría con alumnos en el bachillerato hace aconsejable encontrar vías para incluir la tutoría individualizada. El tutor del proyecto nos parece una respuesta adecuada a esta cuestión. Paralelamente el desarrollo de la tutoría telemática se hace casi imprescindible para el seguimiento, tanto en la tutoría individual como en la dirección del proyecto, de nuestros alumnos al tener unos horarios en los que no tenemos horas libres comunes. 

Esperamos, en definitiva, que este proyecto ayude a nuestros alumnos a completar una mejor formación a la finalización del bachillerato.

 

 

 

Hellín, Noviembre de 2008

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

Subir al principio Página principal