I.E.S. Izpisúa Belmonte

Trabajos de Investigación


LA  MEMORIA


 
Consejos  iniciales El  borrador La redacción definitiva La presentación del trabajo escrito
 

 
 
 
El trabajo de investigación puede presentarse en cualquier tipo de soporte pero en la mayoría de los casos habrá que escribir una memoria del mismo.
En cualquier caso es muy importante que presentes adecuadamente los resultados de tu investigación.
 
Para empezar,... unos consejos
 
Las formas importan. Decide cómo vas a presentar los resultados de tu investigación (informe escrito, exposición oral, presentación multimedia...).
 
Los borradores. Antes de realizar el trabajo final escribe tantos borradores como sean necesarios y piensa si lo entenderán tus destinatarios.
 
Ilustra tu trabajo. Utiliza fotografías, gráficos, mapas, vídeos…
 
¡Ojo con la informática! Si trabajas con un ordenador evita los sustos haciendo siempre una copia de seguridad.
 
Cuida el aspecto. Procura que la presentación final de tu trabajo sea clara, limpia y ordenada.
 

Subir al principio
 
La redacción del borrador
 
Para empezar la redacción del borrador hay que tener en cuenta las distintas partes del trabajo escrito.
La introducción es la parte inicial del trabajo y tiene que estimular al lector a llegar al resto del texto. Ha de explicar: porqué se ha realizado este trabajo y no otro, la motivación que nos ha llevado a investigar sobre este tema, qué objetivos tiene, justificar las limitaciones del trabajo (temáticas, cronológicas, bibliográficas, etc.), presentar los contenidos de los capítulos o apartados, comentar la bibliografía utilizada, explicar la metodología empleada, exponer aspectos curiosos o sorprendentes (anécdotas, por ejemplo), el porqué del título escogido, etc.
 
El desarrollo se llama también cuerpo del trabajo. Sus diferentes partes -capítulos, apartados, etc.- tienen que tener una extensión y un nivel aproximadamente iguales. Los capítulos o apartados amplios tienen que llevar títulos que clarifiquen su contenido y que aporten cierta unidad.
 
Al final del trabajo tiene que aparecer la conclusión como consecuencia de los argumentos expuestos en el desarrollo del trabajo. Ha de remarcar, por ejemplo, los aspectos positivos del trabajo, las cuestiones pendientes, las carencias, etc.
 
Hecho el borrador, hay que corregirlo completamente, con espíritu crítico, y buscar los defectos de contenido, de redacción, de originalidad, de coherencia, etc. Uno mismo tiene que ser su primer juez. El segundo será el Tutor/a del Proyecto. Cuando se han detectado los problemas se trabaja en la corrección y, posteriormente, en la redacción definitiva.
 

Subir al principio
 
La redacción definitiva
 
La estructura del trabajo definitivo debería ser parecida a la siguiente:
 
• La portada. Contiene el título, autor, nombre del centro, el curso del alumno y la fecha.
 
• La dedicatoria o página de agradecimientos. No es imprescindible. Podemos incluir la cita de algún autor importante relativa al tema tratado  que escribiremos entre comillas y con un tipo de letra distinto.
 
• Un índice numérico. Nos permitirá localizar los capítulos o apartados con facilidad. Naturalmente esto exige la numeración de las páginas del trabajo. La portada y la dedicatoria no se numeran.
 
• Un resumen en inglés o francés (además de en castellano). A lo sumo de una página. Aquí recogemos brevemente el contenido del documento.
 
• La introducción. Se anuncia la cuestión, el problema, la hipótesis, etc.
 
• El cuerpo del trabajo. Compuesto por capítulos, apartados y párrafos que muestran el contenido del estudio.
 
• La conclusión. Donde se realiza una síntesis y una valoración personal.
 
• La bibliografía. La pondremos al final junto con el glosario (si lo creemos conveniente).
 

Subir al principio
 
La presentación del trabajo escrito
 
Sobre el formato o aspectos visuales:
 
Debe ser escrito mediante un procesador de textos, espaciado 1.5, imprimiendo sólo una cara de cada hoja de papel.
Si es posible, cada gran sección -capítulos- debe comenzar en una página nueva.
Los títulos de los capítulos se escriben con mayúsculas
Los márgenes han de ser amplios, sobre todo el izquierdo, y se han de justificar los dos siempre que sea posible.
Las notas se pueden insertar a pie de página o al final del trabajo.
 
Sobre los apéndices o anexos:
 
Los apéndices reúnen todos los documentos o reproducciones que amplían, ilustran o complementan un trabajo y que, por su peculiaridad o tamaño, no se pueden integrar en el texto o como nota a pie de página.
 
Sobre el índice:
 
El índice ha de reflejar el contenido exacto del trabajo, sus diferentes partes y las páginas en las que se pueden encontrar. El índice puede colocarse tanto al principio como al final del trabajo (tras la bibliografía).
 
Sobre las citas en el texto:
 
En un trabajo se citan frecuentemente textos de autores consagrados para reforzar ciertas afirmaciones o para resaltar algún comentario que se ha expuesto. Los fragmentos que se citen han de tener una extensión razonable y se escribirán entre comillas.
Las citas largas tienen un tratamiento gráfico especial ya que se separan del cuerpo del trabajo por medio de algunos espacios en blanco y con un margen izquierdo más amplio o se escriben con letra más pequeña (estas citas largas no se escriben entre comillas ya que ya destacan del resto del texto).
 
En cada cita hay que especificar el autor y la fuente y lo podremos hacer:
1) A continuación de la cita, en el mismo cuerpo del texto.
2) En una nota al pie de página.
3) En una nota al final del trabajo.
En todos los casos hay que indicar: el nombre del autor en minúscula; el apellido en mayúscula; el título en cursiva; el año y la página. Las notas a pie de página se indican siempre con un asterisco o con un número. Si todas las citas se incluyen al final del trabajo, han de conservar la numeración correlativa desde el principio hasta el final.
 
Sobre la Bibliografía:
 
Al final del trabajo hay que incluir un listado con todos los libros, artículos, documentos o webs que se hayan consultado para la realización del trabajo. Los libros o artículos se ordenan alfabéticamente según el primer apellido del autor, y ordenaremos los datos bibliográficos siguiendo estos criterios:

1) Para citar un libro: Apellido del autor en mayúsculas, seguido de la inicial de su nombre. Título del libro (y subtítulo si lo hay) en cursiva. Número de edición (si no es la primera). Ciudad donde se ha publicado: Nombre de la Editorial, Año de la edición, Volumen y serie, página (colección y número).

Ejemplo: DE GUZMÁN OZÁMIZ, M. La experiencia de descubrir en Geometría. Madrid: Ed. Nivola, 2002. Pág. 112.

En el caso de que se cite diversas veces el mismo libro, se acostumbra a utilizar la abreviatura op. cit. (obra citada):

Ejemplo: DE GUZMÁN OZÁMIZ, M. Op. cit., pág. 55.

2) Para citar una revista o un diario: El esquema para hacer la cita correctamente es muy parecido al anterior: Apellidos del autor -en mayúsculas-, seguido de la inicial del nombre. Título del artículo -entre comillas-. Nombre de la revista -cursiva-. Ciudad: Volumen, fecha, número de la revista, páginas donde se encuentra el artículo.
 

Sobre el glosario:
 
Un glosario, que puede o no aparecer en el trabajo, es una especie de diccionario en el que aparecen aquellas palabras o aquellos conceptos que necesitan una aclaración. Puede estar situado antes o después de la bibliografía. Las palabras que configuran un glosario se ordenan alfabéticamente.
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Subir al principio Página principal